Extraño entusiasmo

Etiquetas: ,

Es extraño el entusiasmo que ha inspirado la idea de “México SOS”. Según Román Revueltas, es una saludable propuesta de los ciudadanos “químicamente puros” (que en su lenguaje significa que no son “políticos”). Para Carlos Marín es “la más confiable y esperanzadora iniciativa” para acabar con “saltimbanquis, vividores y lacayos de los partidos”: según dice, “Alejandro Martí echó a andar” nada menos que una “genuina revolución cultural”. No digo que no, sino que yo no lo veo.

Para entendernos, acaso valga la pena bajar un poco la temperatura emocional y llamar a las cosas por su nombre. De momento, tenemos a un grupo de presión que utiliza el gancho de la seguridad –nadie va a decir que no—y la imagen de Alejandro Martí –nadie querría llevarle la contraria—para promover una agenda legislativa que no tiene nada que ver con eso y que incluye devolverle a las televisoras el negocio de las campañas electorales y desarticular el sistema de partidos del país. Como poco, es publicidad engañosa: ¿Quiere usted más seguridad? ¡Eliminemos las plurinominales! ¿Quiere combatir de manera eficaz a la delincuencia? ¡Apoyemos a Televisa!

La estrategia para señalar a los candidatos dignos de confianza también es un poco retorcida. Tienen que comprometerse –ante notario, no faltaría más—a promover en las cámaras un programa distinto del que ha presentado su partido y que ellos mismos han suscrito. Y no en algo menor, sino en el proyecto de reformar media docena de artículos de la constitución, para cambiar por completo el régimen electoral del país. En serio, no me parece algo muy esperanzador que se promueva y se premie la infidencia, ni pienso que sea un espejo de honradez un señor que promete una cosa un día y al día siguiente la contraria, ésta para ser candidato y la otra para congraciarse con los medios. La operación, en su conjunto, recuerda mucho a la del PRD en Iztapalapa: voten ustedes por la plataforma del PAN (o del PRI o del que sea) porque sus candidatos apoyarán en realidad la de “México SOS”. ¿Químicamente puro?

Según dice la prensa, noventa y siete candidatos se han prestado para firmar ante notario su compromiso de apoyar entre otras cosas la reelección, la venta de publicidad política en medios electrónicos durante las campañas y la supresión del sistema de representación proporcional en las cámaras; sesenta y tres de ellos, del Partido Verde. ¡Quién lo hubiera dicho! ¡Estaba en el Verde la cantera de la nueva clase política, sin saltimbanquis ni vividores! Trato de sintonizar con el optimismo ambiente. Tenemos ya candidatos garantizados, notariados, para votar con confianza. Quién quita, a lo mejor hasta es una revolución cultural o algo así.

 

La Razón, 25 de junio de 2009